Con Miranchuk es más fácil

La incógnita del partido era saber cómo Rusia podría encontrar la forma de hacer daño a la defensa finlandesa y Cherchésov se sacó un as de la manga. Miranchuk, que fue suplente frente a Bélgica, le cambió la cara a la selección. No fue el único ajuste respecto al esperpéntico debut. Safonov fue el nuevo portero y el esquema mutó a un 5-3-2, con Barinov como central derecho y encargado de organizar las jugadas.

Por su parte, Finlandia aplicó el mismo estilo que ante Dinamarca, pero el resultado en contra le obligó a arriesgar (tres remates en la primera parte y siete en la segunda). Hasta entonces, defendieron el área lo mejor que pudieron y Pohjanpalo lideró el ataque. De hecho, en el minuto cinco volvió a marcar de cabeza, pero el VAR se lo anuló por fuera de juego. No fue la única ocasión de la primera mitad que no aprovecharon.

Rusia se veía dominadora, pero el recuerdo de la impotencia danesa del sábado le agobiaba un poco. Dzyuba fue un peligro constante y Miranchuk, junto a Golovin, aparecían desde segunda línea. Los carrileros fueron también importantes en ataque. No sorprende que Mario Fernandes sufriese una lesión en la columna dentro del área tras intentar rematar de cabeza un centro colgado en un partido muy accidentado.

Ante la intimidante área finlandesa, Miranchuk puso la calma. Cuando los rusos parecían frustrarse, recibió en la frontal, combinó con Dzyuba que actuó de pívot y tras un recorte la puso con la izquierda a la escuadra más lejana. El gol cambió el partido y los ánimos de Rusia, que ya se podía sentir superior también en el marcador.

Finlandia intentó volcarse al ataque para buscar el empate que les clasificase para octavos, pero simplemente no daban más de sí. Pronto se vieron incapaces de hacer gol por más inestabilidad que insinuase la defensa rival. De hecho, Hradecky salvó el segundo gol. Bélgica les espera en la última jornada sabiendo que si pierden, la única opción es luchar por el mejor golaveraje posible.

Cherchesov: «Estamos dentro del torneo»

El seleccionador ruso, Stanislav Cherchésov, resumió la victoria de su equipo sobre Finlandia este miércoles (1-0) en el gol marcado por Alexéi Miranchuk al borde del descanso. «Miranchuk marcó un gran gol«, dijo Cherchésov en la rueda de prensa posterior al partido en el estadio Krestovski. Cherchésov se mostró «satisfecho» con los progresos realizados por el centrocampista desde que fichó por el Atalanta, equipo que milita en «una de las mejores ligas del mundo».

La presencia en el campo de Miranchuk, que salió de titular tras ser suplente ante Bélgica en la primera jornada, había sido demandada por la prensa rusa. Por lo demás, consideró que su equipo dispuso de suficientes ocasiones para llevarse los tres puntos. «El partido fue disputado. Estoy contento porque ganamos. Tuvimos ocasiones, pero ellos también armaron buenos contraataques. Estamos dentro del torneo», subrayó.

No quiso entrar a valorar su decisión de sustituir en la portería a Shunin, que recibió tres goles en el primer partido ante los belgas, por el joven Safónov.-EFE

Kanerva: «Estamos decepcionados. Estuvimos cerca de la victoria»

El seleccionador finlandés, Markku Kanerva, se mostró decepcionado por la derrota (0-1) ante Rusia y, especialmente, por el gol anulado a su equipo al comienzo del partido por un ajustado fuera de juego. «Estamos decepcionados con el resultado. Estuvimos cerca de la victoria«, dijo Kanerva en la rueda de prensa posterior al partido en el estadio Krestovski. Kanerva sugirió que, en caso de no ser anulado, el gol podía haber cambiado el partido. «Lo que es seguro es que hubiera aumentado la presión sobre el equipo ruso», apuntó. Con todo, se mostró «orgulloso» de sus jugadores, ya que «lo dieron todo» y crearon muchas más ocasiones de gol que en el primer partido contra Dinamarca.

«Tuvimos ocasiones, pero no las aprovechamos. Pero esos son estadísticas. En el fútbol hay que materializar las ocasiones. A la vista de cómo fue el partido, creo que merecimos un punto», subrayó. En cuanto a la acción de Alexéi Miranchuk que decidió el partido, fue categórico: «Fue un gran gol. Hay que reconocerlo». El técnico finlandés reconoció que el tercer partido del Grupo B será un «gran desafío», ya que «Bélgica es uno de los mejores equipos del torneo». También alabó a sus jugadores por salir a calentar con una camiseta de apoyo al danés Christian Eriksen, que sufrió un colapso el pasado sábado ante Finlandia.

«Hay cosas más grandes que el fútbol. Querían mostrarle su apoyo en el proceso de recuperación. Creo que fue un bonito gesto», resaltó. «Que te recuperes, Christian» (Get well Christian), rezaba la camiseta que portaban los jugadores del equipo escandinavo. Eriksen, que aún está hospitalizado, aseguró estar «bien», pese a las circunstancias, y se mostró muy agradecido por las muestras de apoyo y afecto.-EFE

Esta entrada fue publicada en 未分类 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *