Isco: un historial de desaires

La situación de Isco se complica aún más. El malagueño, uno de los jugadores menos utilizados por Ancelotti en su regreso, protagonizó un desaire con el técnico en Granada. El jugador, según informó El Larguero, se negó a seguir calentando cuando, ya con 1-4 en el marcador, el italiano se disponía a dar entrada en el campo a Camavinga y Jovic. Isco, pensando que iba a saltar al campo con sus dos compañeros, se dirigió al banquillo para volver a sentarse, lo que motivó que Ancelotti forzara su ingreso en el terreno del juego.

Es el tercer técnico con el que Isco, de 29 años, tiene problemas a estas alturas de la temporada en recientes campañas. Hace tres años vivió unos meses tormentos durante la etapa de Solari, en la que protagonizó varios meses controvertidos, con varios desplantes al entrenador, alguno a Chendo y teniendo que aguantar una pitada del Bernabéu en Champions. «Para jugar hay que ponerse primero en forma física y luego la forma competitiva, es inexorable», llegó a decir Solari refiriéndose a su caso.

El regreso de Zidane presuponía buenas noticias para Isco. Brilló en la primera etapa del francés en el banquillo y, desde la famosa y exitosa unidad B que contribuyó a conquistar la Liga 2016-17, dio el salto a la titularidad habitual en detrimento de Bale. Los intentos de Zizou de volver a contar con la mejor cara del de Benalmádena fueron infructuosos y un micrófono en el Clásico del pasado otoño en el Camp Nou le jugó una mala pasada. «A mí me cambia en el 50′ o en el 60′, a veces en el descanso, y si salgo me mete en el 80», les decía a Marcelo, Militao y Lucas Vázquez en una radiografía que no era plenamente fiel a la realidad, pero que evidenciaba el malestar de Isco por su falta de protagonismo. Semanas después, trascendía que el jugador pidió irse en el mercado de invierno, salida que no se materializó.

El retorno de Ancelotti, el primer entrenador que tuvo al fichar por el Madrid y con cuya confianza contó, podía suponer una nueva ventana de esperanza pronto desvanecida. Tras jugar dos minutos como suplente en el debut liguero contra el Alavés, Carletto le dio la titularidad frente a Levante y Betis. Desde entonces, poco se ha vuelto a saber de Isco. Participó en los últimos minutos contra Valencia, Mallorca (hizo el gol que cerró el 6-1) y Villarreal. Desistió de viajar al partido contra el Espanyol aduciendo unos problemas en la espalda. Los 10 de Granada fueron sus primeros minutos tras ocho partidos inédito.

Su futuro parece lejos del chandal Real Madrid 2021/21. Termina contrato a la conclusión de la presente temporada, sus actuaciones carecen de argumentos para ampliar ese compromiso y su comportamiento genera malestar en el seno del vestuario. Su aportación al equipo ha ido menguando con el paso de las temporadas. Del 70,8% de los minutos que llegó a jugar en su segunda temporada (2014-15), ha pasado a disputar el 23,2% la pasada campaña y el 11,5% en los 17 partidos que van de esta.

Esta entrada fue publicada en 未分类 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *