El City no quiere sorpresas ante un Mönchengladbach en crisis

Podría haber sido un día para enmarcar. El histórico Gladbach vuelve a jugar una eliminatoria en la Copa de Europa cuatro décadas después y lo hace contra todo un City, pero las sensaciones que se palpan en Renania del Norte-Westfalia son de todo menos ilusionantes.

En el ojo del huracán se encuentra Marco Rose, entrenador del Borussia que dio a conocer su decisión de fichar por el otro Borussia, el de Dortmund, y ha provocado un terremoto institucional y deportivo sin precedentes en la antesala del partido más importante de la reciente historia del club.

Mientras sigue alejándose de Europa en Bundesliga (es octavo), la afición pide el cese del traidor en el banquillo. El caos en el Borussia Park no ayuda a la hora de plantar cara al equipo más en forma del momento en Europa. Los de Pep acumulan 18 victorias consecutivas y son conscientes de que los alemanes no deben ser más que una estación de paso en su viaje hacia la tan ansiada orejona. Gündogan está de dulce y comandará a los mancunianos ante un Gladbach en el que el talento de Neuhaus es la única esperanza.

Esta entrada fue publicada en 未分类 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *