El gol del Valencia necesita escuderos que puedan aportar

Javi Gracia no ha repetido alineación en las nueve jornadas disputadas de LaLiga y sin embargo sí que hay una posición que tiene más que clara: la delantera. El navarro ha dado galones a Maxi Gómez, que ha jugado de inicio en las ocho jornadas que ha estado disponible y solo ha sido cambiado una vez (y en el 87). El charrúa es la clara referencia en la delantera tanto en ataque como para sacar la pelota en largo –en el último partido Jaume jugó tanto con él como en corto con Gayà-, y sus tres goles más los dos penaltis que ha forzado añaden a sus estadísticas una titularidad ganada en base al juego que despliega.

Pero Maxi no es de hierro y todavía sigue renqueante de sus molestias en la rodilla que le privaron de viajar con Uruguay y de paso de esquivar el Covid-19. El dolor persiste hasta el punto de que sigue trabajando al margen sobre el verde de Paterna y aunque él quiere llegar a la cita frente al Alavés el próximo domingo, todavía no está clara su presencia. Llegue o no, con su figura entre algodones los otros delanteros están obligados a dar un paso al frente, Maxi solo no puede y el gol che necesita escoltas.

Porque por mucho que la gran apuesta en la punta de ataque sea el uruguayo, Gracia ha dado cierta continuidad tanto a Kevin Gameiro como a Manu Vallejo, los otros ‘9’ del equipo. El francés ha tenido minutos en seis de los siete encuentros en los que ha estado disponible y en dos de ellos ha partido desde el once, el rol que le ha dado Gracia se corresponde con lo que le prometió en verano, cuando le dijo que quería contar con él y que le daría continuidad como alternativa a Maxi, la cual no encontró nunca con Celades.

Sin embargo, Kevin de momento no ha respondido. Bien es cierto que atravesó una lesión a principio de campaña que le privó de tener pretemporada y de jugar los primeros duelos, pero por otra parte, cero goles, cero asistencias y cero disparos entre los tres palos en 232 minutos repartidos en seis partidos es un balance muy pobre para un futbolista que convenció a Gracia desde el primer día y que con un futbolista como Kang-in o Guedes detrás puede salir beneficiado.

El rol de Vallejo también está bastante definido, pues su labor de revulsivo y el bien llamado ‘efecto Vallejo’ ya se hizo de notar en la primera jornada cuando marcó dos tantos, los mismos que en toda la temproada anterior. El gaditano se ha quedado sin jugar las dos últimas citas, algo bastante coherente con su rol, pues el Valencia iba por delante frente al Getafe y Real Madrid a la hora de los cambios y Gracia apostó por futbolistas de mayor trabajo defensivo.

El gran reto de Manu pues es lograr una actuación redonda partiendo desde el once. Gracia le dio la opción en la tercera jornada en Mestalla ante el Huesca, pero fue sustituido a la hora de partido y apenas generó peligro, tras esa cita solo sumó doce minutos en los tres encuentros posteriores, pero de nuevo en el Martínez Valero su entrada al campo fue un soplo de aire fresco (insuficiente), y de hecho solo Verdú le privó del gol despejando el balón en la misma línea cuando ya había batido a Edgar Badía.

El gol che necesita más nombres y con Maxi entre algodones hay dos candidatos que opositan a seducirlo. Un Gameiro que a día de hoy es el recambio lógico al charrúa o un Vallejo que como revulsivo siempre aporta, pero que ansía una nueva oportunidad desde el once.

Esta entrada fue publicada en 未分类 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *