João Félix y Koke, los grandes favorecidos del nuevo estilo

El Atlético ha mostrado su versión más ofensiva en este inicio de temporada. Simeone se ha adaptado a sus nuevas piezas en ataque, con el gran objetivo de suministrar balones a Luis Suárez cerca del área rival, donde es más determinante, y ha apostado por dos jugadores en banda muy verticales (principalmente entre Llorente, Correa y Carrasco), João Félix con libertad de movimiento por detrás de Suárez, y con Koke y Herrera dirigiendo al equipo desde el centro del campo.

Un cambio de estilo que se ha visto reflejado en los datos: el Atlético ha superado en posesión al rival en seis de los diez partidos disputados, ha rematado más que el contrincante en ocho de diez y suma 21 goles a favor y nueve en contra. En Liga los números mejoran: 17 tantos en siete encuentros (2,4 por duelo) y solo dos en contra. Un fútbol más ofensivo que ha potenciado prácticamente a todos los jugadores de la plantilla, con una gran versión de Llorente, de Correa, la entrada de Suárez con cinco goles en sus seis primeras apariciones ligueras de rojiblanco, Savic imperial atrás, Herrera haciéndose fuerte en el medio… pero si hay dos jugadores capitales que sobresalgan por encima del resto son Koke y João Félix.

El capitán es el motor del equipo y cuanto más aparezca y entre en juego mejor fútbol ofrecerá el Atlético. La marcha de Thomas, unida a la lesión de Saúl, ha llevado a Simeone a colocar con continuidad a Koke en el doble pivote. Si años atrás ya lo había probado, habitualmente acababa tendiendo a situar al vallecano tirado a banda izquierda. Pero en el medio ha dado fluidez al equipo, último pase, visión y mucha velocidad sin resentirse en defensa.

Un brillo de Koke del que ha tomado nota Luis Enrique, que le situó de titular en el partido clave contra Alemania donde el rojiblanco dejó una exhibición. En lo que marcha de Liga, el capitán ha participado en todos los partidos del Atlético, en seis de ellos como titular y tomándose un respiro en los primeros 75 minutos del encuentro contra el Huesca, donde el equipo notó su ausencia (0-0). Ha completado 362 pases buenos, un promedio de 64,6 por cada 90 minutos, con un acierto del 89,38% en sus envíos. Ahora toca el balón 88 veces por partido.

Acudiendo a los datos de la temporada pasada, Koke completó 1.402 pases, un promedio de 46,5 por cada 90 minutos, con un porcentaje de acierto del 85,23%, tocando el balón 71 veces por encuentro. Es decir, el capitán, que crece mucho con balón, ahora da casi 20 pases más por partido, entra mucho más en juego y ha mejorado su porcentaje a pesar de llevar a cabo pases clave rompiendo líneas y favoreciendo las ocasiones de sus compañeros.

La explosión de João Félix

Si Koke está mostrando su mejor cara, João Félix ha explotado en este inicio de temporada. Se ha convertido en el líder del ataque rojiblanco, algo que ya comenzó a demostrar en el final de curso pasado con su entrada ante el Leipzig y ha encontrado la regularidad en su juego, con una posición de segundo punta desplazado a su zona de máximo confort, con libertad para tirarse ligeramente a la izquierda y con sus compañeros buscándole con insistencia. Así ha logrado cinco goles en los siete primeros partidos de Liga, uno cada 97 minutos, cuando la temporada pasada acabó la competición con seis tantos en 36 apariciones (uno cada 291 minutos).

En cuanto a su influencia en el juego, João Félix promedia ahora 36 pases por cada 90 minutos, con un porcentaje del 83,4% de acierto a pesar de que siempre busca el último pase y ser determinante de cara a portería. En su nueva versión gana el 50% de los duelos con los rivales, gracias a que ya no son balones tan bombeados y ha conseguido 16 regates con éxito. En este inicio de curso da 62 toques por partido al balón, una influencia mucho mayor que un año atrás. En su primera campaña de rojiblanco le costó encontrar esa regularidad en el juego, dejando grandes destellos, pero a cuentagotas.

En ese curso 2019-20, João Félix daba 20,4 pases por encuentro, casi la mitad que ahora, con un acierto del 78,85%. El portugués tocaba el balón 41,8 veces por 90 minutos, ganaba el 37,12% de los duelos y completó 20 regates, por lo que ya está a solo cuatro de igualarlo cuando solo llevamos siete partidos. Simeone ha conseguido potenciar a través del balón a dos jugadores fundamentales, que crecen cuanta más posesión tenga el equipo. Koke y João Félix están brillando con luz propia y son dos de las claves para que el Atlético haya encadenado tan buenos resultados. Si el conjunto rojiblanco quiere pelear por títulos, necesitará seguir impulsando a dos futbolistas que son parte de la columna vertebral del esquema de Simeone y que forman parte del presente, en el caso del capitán del pasado y del portugués del futuro a largo plazo del Atlético.

Esta entrada fue publicada en 未分类 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *